Verdeo 2019: así está siendo la recepción de nuestra materia prima

Verdeo 2019: así está siendo la recepción de nuestra materia prima

  • Categoría de la entrada:Noticias
  • Comentarios de la entrada:Sin comentarios

Una de las características que diferencian nuestros productos es su alta calidad. Pero esta calidad no es sólo resultado del trabajo que realizamos en Atalaya Agroalimentaria. Comienza mucho antes, en el campo y continúa con la cosecha del fruto y su recepción en nuestras instalaciones. Precisamente, estas semanas estamos recepcionando las aceitunas procedentes del verdeo 2019. En este post queremos contarte cómo está siendo el proceso para que así nos conozcas un poco más 😉

Como ya hemos referido en alguna ocasión, nuestra fábrica se encuentra ubicada en medio del campo, rodeada de olivares, en el término municipal de La Roda de Andalucía. La mayoría de ellos pertenecientes a nuestros proveedores. Esto nos lleva a tener una relación más intensa con los agricultores, a crear sinergias. Y lo que es más importante a ser más sostenible: la huella de carbono del transporte de nuestra materia prima es mínima, puesto que nuestros productores se ubican cerca de nuestras fábrica. Con ello contribuimos, además, a la creación de empleo local.

Verdeo 2019: menos cosecha, pero de más calidad

La materia prima de Atalaya Agroalimentaria es la aceituna de mesa, más concretamente la variedad Hojiblanca. Por ello, los datos de la cosecha de este fruto están directamente relacionados con nuestra producción. Aunque existen datos a nivel nacional y regional, centraremos este post en todo lo referido a la zona geográfica donde nos ubicamos.

La Roda de Andalucía, lugar donde se ubica la fábrica de Atalaya Agroalimentaria, pertenece a la comarca de la Sierra Sur de Sevilla. Principalmente, los olivos de este lugar se han visto afectados por la sequía, algo que también comparten los productores de otras zonas.

De hecho, la falta de lluvias en la primera parte del año ha provocado una reducción en la producción de la aceituna de mesa que puede rondar el 50% en este 2019.

Sin embargo, esta reducción de la producción lleva aparejado un aspecto positivo: al estar los árboles menos cargados, el calibre de la aceituna es mayor. Es decir, hay menos cantidad de aceituna, pero esta presenta un mayor tamaño y, por tanto mayor calidad.

La Hojiblanca, nuestra variedad

En lo que se refiere a las variedades de la aceituna, tanto la gordal como la manzanilla se han visto afectadas por la vecería. Este fenómeno provoca que de manera alterna, los olivos den una cosecha abundante un año y al siguiente una menor. 

Sin embargo, nuestra variedad, la aceituna Hojiblanca, no se ha visto afectada por este fenómeno, como sí ha ocurrido con las anteriormente citadas.

Otro aspecto que ha marcado el verdeo 2019 ha sido la gota fría que afectó a la comarca de la Sierra Sur el 26 de agosto. El pedrisco y las lluvias torrenciales provocaron que gran parte de la aceituna cayera y que otra gran parte de la que permaneció en los olivos quedara muy dañada.

Este aspecto ha supuesto un grave perjuicio al sector de la aceituna de mesa, puesto que para ellos la presentación del fruto juega un papel fundamental.

Por contra, para Atalaya Agroalimentaria, este aspecto no ha sido determinante, ya que nos dedicamos a la industria de transformación: elaboramos desde aceitunas deshidratadas en mitades hasta harina de aceituna, con diferentes grados de humedad.

Recepción de la aceituna en Atalaya Agroalimentaria 

La reducción de la producción de la aceituna ha hecho que también se reduzca el tiempo de Verdeo 2019. Así, mientras que años anteriores comienza en septiembre y se extiende hasta mediados de noviembre, este año finalizará en el mes de octubre.

Es también durante estas semanas cuando en Atalaya Agroalimentaria estamos recepcionando las toneladas de olivas que, a lo largo del año, se irán transformando en los diferentes formatos de aceitunas deshidratadas que ofrecemos, tanto verdes como negras.

La amplitud de nuestras instalaciones permiten tener muy diferenciadas las zonas de producción y recepción, presentando una distancia suficiente entre ambas como para poder trabajar en ambas actividades sin que existan interferencias.

Así, entre finales de septiembre y durante todo el mes de octubre, la actividad en nuestras instalaciones se vuelve frenética. Por un lado, continuamos con nuestra producción habitual. Por otro, recibimos a nuestros proveedores que, poco a poco, nos ceden nuestro tesoro más preciado: las aceitunas.

Leave a Reply