Un año de Nutriscore ¿ha funcionado este sistema de clasificación de alimentos?

Un año de Nutriscore ¿ha funcionado este sistema de clasificación de alimentos?

  • Categoría de la entrada:Noticias
  • Comentarios de la entrada:Sin comentarios

Hace más de un año que el código Nutriscore se adaptó en nuestro país. Una herramienta que venía a simplificar la información alimentaria hacia los consumidores. 

Durante el 2019, las aceitunas deshidratadas de Atalaya Agroalimentaria no se han distribuido directamente al consumidor –aunque pronto lo haremos–. Por ahora nuestro producto se dirige hacia otras empresas de transformación alimentaria que incluyen los distintos formatos de aceitunas deshidratadas en sus recetas.

No obstante, aunque el código Nutriscore no afecte de manera directa a nuestras aceitunas deshidratadas, en Atalaya Agroalimentaria estamos realmente comprometidos con la calidad nutricional. Por lo que nos parece oportuno abordar qué efectos ha tenido la implantación del Nutriscore en el mercado español y, sobre todo, qué cosas pueden mejorarse aún. 

Una herramienta para simplificar

Todos los alimentos que adquirimos en el supermercado van acompañados de la información nutricional del mismo tal como marca las normativas europeas y nacionales. Sin embargo, estos datos han resultado siempre confusos para quien los compraba: ofrecía tanta información que era difícil de comprender.

El código Nutriscore surge precisamente para facilitar la identificación de qué alimentos son más o menos perjudiciales de una manera visual, gracias a un código de colores similar a un semáforo.

Así los alimentos se clasifican desde la A (verde oscuro) que significa la mayor calidad nutricional, hasta la E (rojo oscuro) la menor. En total cinco colores con cinco valores (A, B, C, D y E) para clasificar los alimentos.

Para hallar la clasificación de un alimento un algoritmo valora la presencia de elementos desfavorables (azúcares, sodio, ácidos grasos…) y favorables (fibras, proteínas, porcentaje de frutas y verduras, etc) por cada 100 gramos.

De esta manera, los alimentos más sanos se encontrarán entre los valores A y C, mientras que otros menos sanos tendrán una clasificación D y E.

La principal desventaja de Nutriscore

Según algunos estudios, la implantación del Nutriscore puede ofrecer una mejoría nutricional de casi el 10%. Sobre todo en lo referente a alimentos ultraprocesados que, hasta ahora, aprovechaban técnicas propias del marketing para camuflar su poca calidad nutricional. Sin embargo, con este código, no será suficiente con la incorporación de pequeños porcentajes de alimentos funcionales, ya que eso no mejorará su clasificación. Y eso es más sencillo de discernir para el consumidor.

Pero este sistema también supone algunas desventajas, sobre todo en aquellos ingredientes que se utilizan de manera tradicional en la dieta mediterránea y que han demostrado ser beneficiosos para la salud.

El Nutriscore valora los alimentos en términos absolutos. De esta manera resulta muy útil para alimentos elaborados. En el caso de ingredientes, no tanto, ya que no tiene en cuenta el porcentaje en que éste estará presente en el plato final. 

Por este motivo se dan circunstancias como que el aceite de oliva tenga una baja puntuación por ser un ingrediente rico en grasas. Sin embargo, eso no lo convierte en un alimento menos sano que un refresco carbonatado.

Recomendaciones para una dieta saludable

Nutriscore ha demostrado ser una herramienta efectiva para la mejora de la calidad nutricional, pero si realmente queremos llevar una dieta saludable no podemos quedarnos sólo ahí.

Este código de colores no deja de ser una forma de facilitar al consumidor su elección, pero la clave de una vida sana está en la educación en materia de alimentación, tal como afirman algunos expertos.

De hecho, estos mismos expertos recuerdan que el código Nutriscore no sustituye a la información nutricional, sino que viene a apoyarla y a simplificarla haciéndola más comprensible para el consumidor.

Igualmente para complementar la información que sobre los alimentos nos da Nutriscore podemos usar algunas apps que han proliferado en los últimos meses y que persiguen ese mismo objetivo de hacer nuestra alimentación más sana.

Entre ellas podemos destacar:

  • CoCo, una app que se define como la herramienta del “COnsumidor COnsciente
  • MyRealFood, lanzada por el nutricionista Carlos Ríos, quien ha promovido el movimiento #RealFood en nuestro país a través de las redes sociales.
  • Yuka que te ayuda a descifrar las etiquetas de los alimentos para tomar decisiones de compra más saludables.

En definitiva, tanto el código Nutriscore como las aplicaciones arriba mencionadas no dejan de ser herramientas para complementar nuestra información y conocimiento acerca de las dietas saludable. Por eso la formación nutricional ha de ser el pilar básico de nuestra alimentación.

Leave a Reply