Qué es el IFS y por qué deberías fijarte si las empresas poseen esta certificación alimentaria

Qué es el IFS y por qué deberías fijarte si las empresas poseen esta certificación alimentaria

¿Has visto algunas vez las siglas IFS en una empresa alimentaria y no sabes qué es? Quizá lo hayas percibido y no tengas muy claro a qué se refiere. Lo cierto es que es más importante de lo que puedes imaginar y te lo vamos a explicar en este post.

No hace mucho tiempo la distancia que existía entre consumidores y empresas era mínima. Y en esa cercanía se sustentaba la confianza que los consumidores tenían en dichas empresas.

Con la llegada de la globalización, el número de empresas con posibilidades de exportar creció: ahora cualquier empresa podía vender sus productos en lugares inalcanzables hasta entonces.

Pero esta globalización no sólo trajo nuevas oportunidades para las empresas, también conllevó cambios en las relaciones de las empresas con sus consumidores. La principal consecuencia fue que aumentó la distancia, física y emocional, lo que se tradujo en una disminución de la confianza.

¿Cómo podían ahora los consumidores fiarse de empresas cuyos proveedores y procesos no conocían? Es en esta nueva situación cuando surgen las certificaciones de seguridad y calidad alimentaria, entre las que se encuentra el International Featured Standard, conocido por sus siglas como IFS.

IFS: qué es 

Como explican en su propia página web, Las normas IFS son “normas uniformes enfocadas en alimentación, productos y servicios”. Cuando una empresa está certificada bajo estos estándares, se garantiza que el servicio que presta o el producto que fabrica cumple con las especificaciones del cliente

La existencia de certificaciones como el IFS permite que el consumidor pueda tener confianza en un determinado producto o servicio sin necesidad de conocer a la empresa previamente. Esto es posible gracias a que se establecen unos parámetros que son analizados de manera externa e independiente. Asimismo, las empresas que poseen IFS se comprometen a seguir trabajando siempre en la mejora continua de los procesos.

El International Featured Standard no es la única norma de seguridad alimentaria que existe en vigor. Junto a ella se destacan:

  • ISSCC 22.000. Esta norma internacional define los requisitos para implementar un sistema de gestión de inocuidad de los alimentos a lo largo de toda la cadena alimentaria. Independientemente de su tamaño, cualquier empresa que esté involucrada en la proceso alimentario puede solicitarla.
  • BRC. El estándar British Retail Consortium está centrado, como indica su propio nombre, en las exigencias del mercado británico. No obstante, es una de las certificaciones más comunes entre las empresas alimentarias

Por su parte, el IFS surge a comienzos de los 2000 impulsado por las federaciones comerciales alemana y francesa. Su nombre original fue el International Food Standard y tuvo una gran implantación no sólo en estos dos países, sino en todo el centro y sur de Europa.

Por qué es importante su obtención

Las certificaciones de seguridad alimentaria, entre ellas el IFS, refrendan la calidad de los productos y servicios de una determinada empresa. Como consumidores, el hecho de que una empresa posea esta certificación debe ser motivo de tranquilidad y, sobre todo, de confianza

Poseer el IFS significa muchas cosas. Para empezar, que una empresa ha sido auditada de manera externa e independiente por otro organismo que ha analizado todos sus procesos. 

Supone, además, la verificación por parte de un auditor externo de la normativa tanto regional (como pueden ser los Planes Generales de Higiene de la Junta de Andalucía), como Europea de obligado cumplimiento.

Por otro lado, existen requisitos específicos que se aplican según el sector en el que la empresa desarrolla su labor. En el caso de Atalaya Agroalimentaria, por ejemplo, uno de estos requisitos específicos es el de control de vidrio y plástico duro, así como la seguridad en las instalaciones.

Asimismo, se audita el sistema de trazabilidad de manera que si surge algún problema en la cadena de suministro se puede detectar fácilmente dónde se ha producido el error, buscando rápidamente una solución para el mismo.

Para Atalaya Agroalimentaria, la certificación IFS supone un compromiso cada día más fuerte con nuestros clientes, puesto que es un acicate para seguir mejorando cada día. No en vano, el pasado año no sólo conseguimos la certificación sino que lo hicimos con “High Level”. 

Leave a Reply