¡Volvemos a renovar nuestra certificación IFS!

¡Volvemos a renovar nuestra certificación IFS!

  • Categoría de la entrada:Noticias
  • Comentarios de la entrada:Sin comentarios

No es fácil mantener todos los años el grado de cumplimiento de las Normas de Calidad y Seguridad Alimentaria, pero ¡lo hemos vuelto a hacer! Atalaya Agroalimentaria cuenta ya con el sello IFS V6.1. 2019, un logro que ha sido posible gracias el trabajo de todas las personas que formamos esta empresa. Sobre todo del esfuerzo y la entrega de nuestro equipo de Calidad

En efecto, no muchas empresas consiguen renovar cada año esta certificación que requiere cumplir los estándares internacionales en materia de seguridad agroalimentaria. Pero, además, conseguirlo “con nota” supone una satisfacción, al tiempo que nos incita a seguir trabajando para mantener los logros obtenidos.

En este post queremos compartir contigo nuestra alegría. Y además queremos contarte con la transparencia que nos caracteriza, cómo hemos conseguido algo que pocas empresas agroalimentarias logran obtener.

IFS 2019, garantía para nuestros clientes

Conseguir la IFS 2019 con esta alta valoración no sólo es importante para nosotros como empresa, sino también para nuestros clientes. Evaluar todos nuestros procedimientos y el control de nuestros productos mediante un organismo independiente ofrece una seguridad que está al alcance de la mano de pocas industrias”, afirma nuestro compañero José Ignacio Segura, Responsable de Calidad de Atalaya Agroalimentaria. 

Nuestro Equipo de Calidad vive más de cerca este proceso que nos evalúa a lo largo de dos días completos, y que supone la culminación del trabajo de todo un año. “Para conseguir este resultado se trabaja diariamente. Es imposible conseguir la certificación IFS, si no haces bien las cosas todos los días. Por eso es fundamental no bajar la guardia. En este sentido las auditorías, como la del IFS, te ayudan a estar alerta e ir mejorando en todo lo que haces”, comenta nuestro compañero José Ignacio. 

El grado de entrega durante los días en que se realiza la auditoría es elevado. Nuestro equipo de Calidad y Seguridad Alimentaria lo vive con responsabilidad y  “con mucho entusiasmo ya que al IFS 2019 hemos presentado muchas novedades en las instalaciones”. En efecto, los cambios experimentados en nuestra planta industrial este último año vienen a mejorar nuestra capacidad para producir aceitunas deshidratadas, así como para dar respuesta a nuestro aumento de exigencia progresivo en seguridad alimentaria. 

Una intensa auditoría

La auditoría del IFS 2019 ha mantenido la misma estructura que en años anteriores. Básicamente se divide en dos partes, igualmente importantes: la documental y las instalaciones.

La auditoría en las instalaciones se realiza mientras la planta se encuentra en plena producción. En esta visita se evalúa que toda la factoría, incluida la maquinaria y las instalaciones, de modo que cumplan con los requisitos de la norma. Por otro lado, se examinan las buenas prácticas de manipulación del personal que trabaja en la planta así como del externo que pudiera encontrarse en ese momento en las instalaciones. 

En lo que respecta a la documentación, el punto de partida es el compromiso de la empresa con el correcto cumplimiento de los requisitos legales. Hasta el punto de cualquier incumplimiento en este área puede llevar a la suspensión de la auditoría. Por eso es tan importante que la documentación recoja todos y cada uno de los reglamentos que controlan la producción de aceitunas deshidratadas, de manera que el auditor pueda validar el correcto cumplimiento de todos ellos. Una vez comprobados los requisitos legales se continúa con los puntos específicos de la norma IFS Food V6.1

Este año, como novedad, la auditoría incluía los requisitos en materia de fraude alimentario de las materias primas.

Un equipo comprometido

La buena puntuación conseguida en el IFS 2019 es todo un logro del que toda la familia que conforma Atalaya Agroalimentaria se siente feliz. Sin embargo “lo que nos hace sentir más satisfechos es que se ha demostrado el compromiso de toda la plantilla, ya que juntos, hemos conseguido revalidar esta buena puntuación”, afirma José Ignacio Segura.

En efecto, si hay algo que destacar es que la evaluación de la empresa depende de la actitud que todos y cada uno de sus trabajadores presenta a lo largo del año. La correcta consecución de los objetivos y la mejora continua que persigue la Dirección, el control de la documentación y el producto que regula Calidad, y la atención al producto que realiza Producción, es lo que nos ha permitido revalidar y aumentar nuestra nota una vez más, para poder dar cada año a nuestros clientes un producto de gran exigencia.

Leave a Reply