La biomasa: todo lo que necesitas saber sobre esta fuente de energía

La biomasa: todo lo que necesitas saber sobre esta fuente de energía

  • Categoría de la entrada:Noticias
  • Comentarios de la entrada:Sin comentarios

El creciente interés que existe en la actualidad por las fuentes de energía alternativas y renovables nos lleva hoy a centrarnos en una de ellas: la biomasa. Es, quizá, una de las más desconocidas y, al mismo tiempo, diversa y compleja.

Pero a la vez, su uso está en pleno crecimiento y son cada vez más las personas que lo aplican al ámbito doméstico, así como las empresas que la adoptan para sus factorías. Por ello, hemos decidido dedicar este post a explicar en profundidad este tipo de energía.

Qué es la biomasa

Para definir el término acudimos al diccionario de la lengua española. Ahí la RAE describe “biomasa” en su segunda acepción como “materia orgánica originada en un proceso biológico, espontáneo o provocado, utilizable como fuente de energía”.

En esta definición encontramos dos aspectos fundamentales: su naturaleza orgánica y su fin energético. En efecto, cuando hablamos de biomasa en la actualidad, nos referimos a todos aquellos recursos que se encuentran en el medio natural y que se utilizan para generar energía o calor.

Por otro lado, excluye todos aquellos combustibles fósiles, como el carbón o el petróleo. Es cierto que muchos de estos combustibles tuvieron un origen orgánico. Sin embargo, su naturaleza los revela como fuentes no renovables a corto o medio plazo.

Usos de la biomasa

Podemos clasificar los usos de la energía generada por biomasa según a qué se destine:

  • Térmico: cuando sólo está destinado a generar calor.
  • Eléctrico: en casos en los que el calor generado se aprovecha para producir electricidad.

En lo que se refiere a los procesos en los que la biomasa pasa a transformarse en calor o energía, podemos distinguir:

  1. Combustión. Es la manera más directa de generar calor con biomasa. Es el más conocido, ya que es el mismo proceso por el que los combustibles fósiles pasan a transformarse en energía. Sólo que en este caso la fuente energética es la materia orgánica.
  2. Digestión anaerobia. Se trata de un proceso biológico por el cual la materia orgánica se degrada produciendo biogás. Ocurre de manera natural, aunque también puede replicarse en digestores industriales. De este modo se aprovecha el gas resultante con un fin energético.
  3. Gasificación. La biomasa se transforma en gas mediante un proceso termoquímico. Éste es menos calórico que el gas butano o el gas natural, pero puede aprovecharse mediante combustión para producir energía o calor.
  4. Pirólisis. Este proceso termoquímico descompone la materia orgánica por la combinación del calor y de la falta de oxígeno

Por último, cabe destacar los ámbitos de aplicación de esta fuente energética. En este sentido, diferenciamos entre:

  • Doméstico. Desde la versión más tradicional como es la chimenea de leña a las actuales de pellets.
  • Industrial. Es decir, en factorías, talleres… La biomasa con hueso de aceituna que utilizamos en Atalaya Agroalimentaria es un ejemplo de ello.

Tipologías de fuentes de energía biomasa

No sólo podemos clasificar la energía generada por biomasa a partir de sus usos o procesos. También podemos hacer una distinción según la procedencia de la materia orgánica utilizada. De este modo, principalmente podemos hacer dos clasificaciones.

  1. Procedencia no residual: la materia orgánica se extrae específicamente para producir biomasa.
  2. Como consecuencia de residuos resultantes de procesar la materia orgánica para otros fines.

Los residuos destinados a biomasa pueden, a su vez, distinguirse entre:

  • Forestales. Procedentes de la explotación de bosques. Los restos de madera o los pellets son ejemplo de ello.
  • Agrícola. En el ámbito agrícola existen multitud de residuos que pueden destinarse a la generación de energía por biomasa. Desde la paja a las cáscaras y huesos de frutos. Incluso los lodos acumulados en depuradoras.
  • Ganaderos: como huesos, estiércol o purines.

Leave a Reply