La biomasa con hueso de aceituna: qué es y cuáles son sus características

La biomasa con hueso de aceituna: qué es y cuáles son sus características

Hace algunas semanas publicamos en nuestro blog un post abordando los diferentes aspectos de la energía generada por biomasa: tanto su definición, como sus usos y tipologías. Hoy queremos centrarnos en una de estas tipologías en concreto: la biomasa con hueso de aceituna.

De todas las tipologías de fuentes y procesos de generación de energía explicados en el post anterior, en Atalaya Agroalimentaria incorporamos hace unos años el uso de biomasa con hueso de aceituna.

Teniendo en cuenta las diferentes tipologías explicadas en aquel post, la biomasa con hueso de aceituna se considera una fuente procedente de residuos agrícolas

Para nuestra actividad industrial –la deshidratación de aceitunas– el uso de esta fuente de energía supone un punto clave. Principalmente, por la reutilización de un residuo del proceso de transformación que desarrollamos en nuestra planta. Pero también porque su implantación supone un impacto medioambiental positivo tanto a corto como a largo plazo.

La combustión de biomasa por hueso de aceituna no supone una gran influencia en el ciclo del carbono. Este ciclo contempla la generación de CO2 que se produce de manera natural en nuestro planeta y que puede ser absorbido por nuestras plantas y bosques

El uso de combustibles fósiles desequilibra este ciclo en gran medida ya que supone lanzar a la atmósfera cantidades extra de CO2, de manera que es inasumible para el ciclo. Algo que no ocurre con el uso de biomasa para generar energía.

Por otro lado, su almacenamiento no implica riesgos de contaminación y puede extenderse en el tiempo. Y al ser un residuo procedente de nuestra actividad, se evita la huella de carbono que pudiera ocasionar su transporte.

Características de esta fuente de energía

En Atalaya Agroalimentaria utilizamos la biomasa con hueso de aceituna principalmente como fuente de energía calorífica. Es decir, en nuestro proceso de deshidratación de la aceituna necesitamos altos grados de calor. En este sentido, el hueso de aceituna se convierte en un gran aliado ya que su potencia calorífica es muy alta. De hecho, se estima en torno a las 4.500 Kcal por cada kilo de hueso. 

La clave de esta potencia calorífica está en su bajo grado de humedad: una vez limpio y seco, el hueso de la aceituna conserva sólo entre el 10 y el 15% de humedad. Otra característica fundamental es su alta densidad

No es, por tanto, de extrañar que más allá del uso industrial que damos a la biomasa con hueso de aceituna, el interés por esta fuente de energía haya llegado también a los hogares. Cada vez existen más calderas de uso doméstico adaptadas a este tipo de biomasa, compitiendo con las estufas de pellets.

Ventajas de la biomasa con hueso de aceituna

Entre las ventajas y beneficios supone para Atalaya Agroalimentaria el uso de la biomasa con hueso de aceituna podemos señalar:

Ahorro costes

Al ser un residuo directo de nuestra actividad industrial evitamos los costes de transporte. Por otro lado, al autogenerar parte de la energía que necesitamos en nuestra planta, también reducimos la dependencia de otras fuentes que suponen un coste adicional que, de por sí, suelen tener un precio mayor.

Residuos cero

La materia prima de Atalaya Agroalimentaria es la aceituna y esta se compone de fruto y hueso. Comercializamos el fruto deshidratado y el hueso es destinado a generar energía por biomasa. Gracias a este proceso los residuos son casi nulos, lo que supone un beneficio medioambiental. 

Fuente renovable

Mientras perdure el cultivo del olivo y nuestra actividad transformadora, se estará generando biomasa por hueso de aceituna. Es, por tanto, una fuente renovable, cuyo coste se ve menos influenciado por la oferta y demanda del mercado energético. Además, puede complementarse con otras fuentes de energía.

Leave a Reply